Cómo hacer mochis de mango en casa (mejor que Mercadona)

Mochi de mango

¿A punto para hacer mochis de mango en casa?

El mochi es un pastelito de arroz japonés tradicional hecho con arroz glutinoso (también llamado arroz pegajoso o arroz dulce) generalmente moldeado en rectángulos o semiesferas. En Japón se come en ocasiones especiales y en temporadas especialmente festivas como el Año Nuevo japonés.

Hay muchos sabores de mochi: té verde, fresa, limón, chocolate, café y otras variaciones modernas (de Oreo, Ferrero Rocher, cava…) que empresas como la barcelonesa Niji han conseguido a la perfección y envían en toda España.

Para nuestra receta de mochi de hoy hemos elegido el mochi de mango. Se trata de un sabor que no puedes comprar en Niji, aunque sí que se vende en el Mercadona. Aun así, te aseguramos que te va a quedar mucho más rico si lo haces en casa siguiendo los pasos que te recomendamos en este artículo.

Los mochis sabor de mango que te presentamos hoy son totalmente naturales y rellenos de fruta de mango fresco y dulce. Esta receta de mango mochi también es vegana, sin gluten, sin nueces, sin soja, sin maíz y apta para las alergias.

Ingredientes para hacer mochis de mango caseros

Mango para mochis

Para hacer unos 12 mochis de mango necesitarás los siguientes ingredientes:

250g de harina de arroz glutinoso
180g de azúcar
200ml de nata para montar
Almidón de patata (katakuriko) o maicena
180g de puré de mango (comprado o hecho a mano)
12g de gelatina en polvo
150ml de leche
2 huevos
Agua

💁‍♀️ >> Es imprescindible que la harina sea de arroz glutinoso para que los mochis salgan con la textura adecuada. Si no lo encuentras en tu supermercado (no es muy frecuente) puedes comprarla haciendo clic aquí:

Pasos para preparar mochis de mango en casa

1. El primer paso es preparar la mousse: Empieza diluyendo la gelatina en polvo en agua caliente y déjala enfriar.

2. De mientras, separa las claras de huevo de las yemas y blanquea las yemas con unos 50g de azúcar, batiéndolo bien hasta que el azúcar se diluya. Reserva las claras.

3. Si has comprado puré de mango, sáltate este paso. Si, en cambio, has comprado mangos para hacer puré, ahora es el momento de pelar y cortar los mangos, cocerlos en una olla a vapor durante 5 minutos, sacarlos y hacer puré con algún pasapurés o procesador de alimentos.

4. Añade los 150ml de leche en la mezcla de las yemas y añade también la gelatina que preparaste en el primer paso y el puré de mango. Mezcla y reserva.

5. Bate la nata hasta montarla sin que esté demasiado firme. Añádela poco a poco a la mezcla anterior y con movimientos suaves.

6. Bate las claras a punto de nieve con 50g de azúcar y, cuando estén bastante firmes, añade poco a poco la mezcla anterior, también suavemente. Reserva el resultado en la nevera un mínimo de tres horas o hasta que la notes bien firme.

7. Ahora llega el turno de hacer la masa de mochi: primero pon la harina y el resto de azúcar (80g) en un tazón resistente al calor y mezcla bien. Añade un vaso de agua.

8. Cubre el tazón con papel film transparente y cocínalo durante 2 minutos en el microondas. Remueve la masa y caliéntalo de nuevo en el microondas 2 minutos más. De nuevo, remueve la masa de mochi rápidamente. Si la superficie es brillante y un poco translúcida ya está lista.

9. Espolvorea el almidón de patata (katakuriko) o la maicena en una mesa plana y limpia. Espolvoréate también las manos. Saca el mochi caliente del tazón con las manos, vigilando porque el mochi estará caliente y pegajoso. Espolvorea la masa con más katakuriko por encima y espárcela un poco hasta que deje de ser tan pegajoso.

10. Aplana la masa hasta dejarla fina.

11. Córtala en unas 12 porciones, retira el sobrante de katakuriko con un pincel y reserva las 12 porciones en la nevera por lo menos media hora para que enfríe. Para hacerlo correctamente coloca cada oblea de mochi sobre un molde o un pequeño bol, con un papel film debajo.

12. Pasado el tiempo, saca el mousse y las masas de la nevera. Coloca una bola de mousse sobre cada una de las masas de mochi ayudándote con un cucharón o cuchara para helado. Cierra las masas de mochi alrededor de la bola de helado. Ayúdate con más katakuriko si hace falta. Cierra bien el papel film y guárdalo en la nevera para que se vuelva a enfriar. Lo ideal es que esté una o dos horas más para que coja firmeza de nuevo.

Si prefieres verlo en vídeo, te recomendamos echar un ojo a esta receta de mochi de mango:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *